Habitaciones
Cada habitación es diferente y ahí –entre otros detalles- radica el encanto del hotel. Al respetar la arquitectura del inmueble, nuestro hotel se vuelve mágico y especial. Los cuartos están distribuidos en tres patios; en el primero tenemos 12 habitaciones, de las cuales tres se encuentran en la parte alta. En el segundo patio tenemos 10 habitaciones y en el tercero 6
HABITACIÓN DOBLE
CON UNA CAMA MATRIMONIAL


-Baño Privado
-Ventilador de Pie


$800 pesos
HABITACIÓN DOBLE
CON DOS CAMAS SENCILLAS


-Baño Privado
-Ventilador de Pie


$800 pesos
HABITACIÓN DOBLE
CON UNA CAMA KING SIZE


-Baño Privado
-Ventilador de Pie


$900 pesos
HABITACIÓN TRIPLE
CON TRES CAMAS SENCILLAS


-Baño Privado
-Ventilador de Pie


$900 pesos
HABITACIÓN TRIPLE
CON UNA CAMA MATRIMONIAL Y UNA CAMA SENCILLA


-Baño Privado
-Ventilador de Pie


$900 pesos
HABITACIÓN CUADRUPLE
CON UNA CAMA MATRIMONIAL Y DOS CAMAS SENCILLAS


-Baño Privado
-Ventilador de Pie


$1000 pesos

AMBIENTE

Recuerdo que cuando en 1989 se inauguró el Hotel Las Golondrinas; mi padre el Ing. Jorge A. Velasco y mi madre doña Guillermina, tenían muy claro lo que querían para el hotel, lo que sería el hotel y lo que distinguiría al hotel

Sería un lugar donde las hojas de las plantas tocaran sin permiso la piel de nuestros huéspedes, donde las flores presumieran alegremente de su belleza y donde la teja de los techos, el carrizo y la madera de numerosos detalles provocaran sensaciones de placer, tranquilidad y confort. Un hotel que brindara experiencias cálidas, de afecto y de cordialidad.

Así que, puestos a realizar su sueño y proyecto, todo se volvió más sencillo porque un sueño inspira y un proyecto transforma nuestros pensamientos en imágenes.

Trabajaron mucho. Parece que fue ayer cuando mi padre volvía casi diariamente del vivero que estaba rumbo a Etla y traía la famosa camioneta roja, cargada de macetas llenas de flores de colores llamativos y arbolitos que crecerían en los patios del hotel. Los costales de tierra llegaban y se amontonaban con su olor característico a bosque; luego, manos experimentadas se encargaban de trasplantar cada una de las pequeñas joyas vegetales en las macetas artesanales como las compradas en Atzompa de la gran artesana del barro, Dolores Porras.

Rehabilitar cada cuarto de la vecindad, respetando la arquitectura original, costó mucho en todos los sentidos; sin embargo, la ingeniería y el ingenio de mi padre lo lograron. El hotel empezó a mostrar un gran esplendor y un equilibrio de formas y espacios; manteniendo la piedra, el ladrillo y las paredes de adobe en determinadas zonas, persiguiendo siempre un estilo rústico y oaxaqueño.

Al ser una vecindad, cada cuarto era diferente. Por eso encontraran cuartos con pequeños patios o alguno con una pequeña terraza; los hay más espaciosos y otros, más íntimos y luminosos. Esto es lo maravilloso del hotel; no podrán decir que su habitación era igual a la de otros hoteles. No podrá ser. El Hotel se inauguró en 1989 y desde esa fecha, tenemos huéspedes que nos visitan cada año, como las golondrinas que siempre vuelven. El nombre del hotel, no es casual.

Les dejamos un trocito de la poesía de Gustavo Adolfo Bécquer:


“Volverán las oscuras golondrinas
en tu balcón sus nidos a colgar,
y, otra vez, con el ala a sus cristales
jugando llamarán…”



Características de las habitaciones

  • Las habitaciones están distribuidas en nuestros 3 jardines.
  • Internet de banda ancha y de alta velocidad en los patios y áreas comunes. Wifi gratuito.
  • Recepción las 24 horas.
  • Contamos con una sala de lectura y televisión.
  • Los lugares de descanso los puede disfrutar en las cómodas sillas de nuestros jardines.
  • Contamos con cajas de seguridad y teléfono en la recepción.
  • Contamos con un buzón de correos.
  • Guarda equipaje.
  • Teléfono público
  • Venta de agua embotellada y refrescos en recepción.
  • Ofrecemos el contacto con un médico, si fuese necesario.