Nosotros
DOÑA GUILLE

Al recorrer los patios de las casas de Allende y Tinoco y Palacios -las que años atrás, habían sido unas pintorescas vecindades-, pero que desocupadas lucían en lamentable estado; acordamos mi esposo y yo, convertirlas en un hotelito diferente. Así lo empezó él a proyectar con la facilidad que le brindó, el ser ingeniero y, por supuesto, un gran artista, como lo expresan muchos de nuestros huéspedes y amigos que visitan el hotel.

Jorge supo desde el principio que había que aprovechar los desniveles del terreno, la ubicación y la forma de cada vivienda y por supuesto; rescatar y hacer relucir los tres patios. Paso seguido, reunió a un buen equipo de trabajadores y empezaron “mano a la obra”. El trayecto -hasta lograr su inauguración en diciembre de 1989-, fue bonito por la alegría y motivación que siempre tuvimos. Yo por mi parte, viajé al DF para comprar la lavadora, ropa de cama y todo lo necesario para vestir una habitación Obviamente, tuve mis “metidas de pata” pero al fin; un buen día, pudimos recibir a nuestros primeros huéspedes ingleses. Recuerdo que era una pareja joven y estuvieron varios días, disfrutando de todo el hotel pues eran los únicos huéspedes y, nosotros, completamente a su servicio.

Buscando el nombre, mi esposo me hizo notar que la palabra golondrinas era musical, pues dividiéndola en sílabas tiene ritmo, melodía y armonía. Escuchen: go-lon-dri-nas; ¿ven? También nos gustó la costumbre migratoria de estas hermosas aves.

He de confesar que nunca me imaginé que personas tan lindas y amables, simpáticas y cariñosas, me iba a encontrar en el hotel. Ha sido una aventura muy hermosa. Mi mamacita, la Sra. Micaela Hernández García, antigua dueña de esta propiedad, la Sra. Petra Ramos Valencia; la primera encargada de la vecindad, doña Conchita con su esposo Don Alfredo; los segundos encargados; estarían maravillados con tanto visitante y de tan diferentes nacionalidades. A quienes, repito mi cariño y agradecimiento.

Sra. Guillermina Hernández Hernández.

« Anterior     Siguiente»