Blog de las Golondrinas
Inicio » Blog

Las Golondrinas en México Desconocido.


Publicado el: 16-08-2017

Es un verdadero gusto para todos nosotros comentarles que una revista de tal prestigio como lo es "México Desconocido"  incluyera al Hotel Las Golondrinas en las recomendaciones que publican periódicamente en su revista. A continuación les compartimos la reseña completa, así como la liga de la publicación original de dicha revista.

"Este hotel familiar te hará sentir la tranquilidad que tanto estabas buscando. Aquí,las plantas y flores acarician tu piel cuando pasas por sus pasillos o paseas por sus jardines, y sus techos de teja, el carrizo y la madera de los numerosos detalles te provocarán una sensación única.

Sus habitaciones están distribuidas a lo largo de sus tres jardines y cada una de ellas tiene un encanto especial para que descanses después de haber dado un recorrido por Oaxaca.

Lo mejor de este hotel es su trato y servicio al cliente, así como la comodidad de sus habitaciones, que cuentan con baño privado, ventilador y WiFi.

Precios: De $800 a $1000

Hotel Las Golondrinas
Calle de Tinoco y Palacios 411, RUTA INDEPENDENCIA, Centro, Oaxaca, México.
T. (951) 514 2095
Lasgolondrinasoaxaca.com/

Enlace de la publicación original: https://www.mexicodesconocido.com.mx/hoteles-en-oaxaca-baratos.html

Tags: Oaxaca, México, Hotel, Barato, México Desconocido, vacaciones, descanso, Hospedaje, Hostal, centro, céntrico, naturaleza,



Sí tenemos disponibilidad con cambio de habitación.


Publicado el: 04-06-2017

CASO I:  ELIZABETH Y ENOC

  • Hola Enoc, tengo una pregunta.
  • He entrado a la página web del hotel para hacer una reservación y ¡no hay una habitación matrimonial! ¿es posible?
  • Buenos días, no se preocupe. Vamos a ver. Yo la ayudaré.

 

  • ¿Qué días necesita?
  • 20, 21,22 y 23 de julio. Tenemos reservación con ustedes de tres habitaciones y sólo nos queda saber si habrá posibilidad para una más, con cama matrimonial…
  • Efectivamente, usted tiene reservado con nosotros tres habitaciones. Una King Size, una cuádruple, y otra matrimonial. Y tendríamos una habitación con cama matrimonial disponible, pero hasta el 21 de julio. Si le parece bien, la primera noche del 20, se quedaría en una habitación doble con dos camas individuales y, a partir del 21, se cambiaría a una habitación doble con cama matrimonial.
  • Genial! Gracias Enoc.
  • Estamos a sus órdenes. Siempre intentaremos servirla lo mejor posible.
  • Los veré pronto. Y saludos a todos.

 

No duden en llamarnos, seguro podemos ofrecerles lo que desean.



Delicatessen


Publicado el: 24-04-2017

Nos hemos conocido y no ha sido casualidad. Sabía que te encontraría auqnue no sabía ni cuándo, ni por qué... 

Aquí estamos... Un lugar inolvidable; lleno de plantas y sonrisa
s. Un lugar que nos permite sentir que estamos vivos... El amanecer, el atardecer, la luna dominando al sol; la plática con Pati, Adrián, Enoc o Hilario; Carlos abriendo la puerta con una sonrisa, o Susan preguntándonos si necesitamos algo... Aquí estamos.; Oaxaca, un Estado que dicen es contradictorio... ¿Qué es la contradicción? ¿Algo que esperábamos y no fué? ¿Algo que sentimos diferente? ¿algo que no nos dijeron?  Bueno, puede ser...; pero ni nosotros, oaxaqueños en Oaxaca pudimos adivinar; o tal vez no quisimos hacerlo, porque si lo hubiéramos intentado, tampoco hubiera sucedido. 

Estás en México. recuerda...y en OAXACA,

Quien escribe, está en Oaxaca y no está. Así es México. No preguntes porqué y para qué. No lo hagas porque no es así. Lo que tienes que saber es que tu visita me ha hecho amanecer feliz y ya está.

Las Golondrinas.

 



Tonalidades


Publicado el: 24-04-2017

Era por la tarde, quizá las 5 cuando me senté en un sillón que no puedo recordar exactamente cómo era. Al lado, mi papá platicando con un huésped americano; uno de los primeros que tuvo Las Golondrinas. Había silencio en los patios y el sol se reflejaba en las macetas rebozadas de plantas y flores de colores. Esas sombras tenían todos los tonos del blanco y el negro que no eran grises, sino ese color de la nieve que sólo los esquimales dan nombre y, saben diferenciar del desplegado de matices que les ofrece el techo de su hogar.

El huésped nos decía que nunca había estado en un hotel, con una armonía singular y delicada como la que contemplaba en ese momento. Mi papá con su sombrero de palma, le explicaba algo acerca de la casa: que había sido antigua vecindad, de los quehaceres de Petrita, de Micaelita, la mujer luchadora, de Don Alfredo y doña Conchita… y, de repente, un colibrí se acercó a saborear el néctar de los rosales del primer patio y mi papá se levantó del asiento y quitándose el sombrero, y acomodando sus lentes, sonrió.

 No se me olvida que este huésped nos habló de los hongos alucinógenos de Huautla de Jiménez porque él los había probado. Nos contó la magia, la realidad, los sueños, la curación, la limpia, la tristeza y la alegría…, todo provocado por la belleza de la ceremonia de los hongos y el campo verde.

Quizá por eso, siempre a las 5 de la tarde, siento en esa pequeña estancia de la Recepción, la nostalgia que me recuerda que los hongos y Huautla, sigue siendo mi visita imprescindible y siempre postergada. No me angustia, hoy no es el mejor tiempo, mañana seguro que sí.

 



Y volvió a sorprenderme.


Publicado el: 22-04-2017

Nos-tal-gia: tres sílabas que se pronuncian en tres parpadeos ¿pero qué evoca?

Sentada frente al ordenador que me permite acercarme a mi Oaxaca, empiezo a decir palabras que escapan de mis labios y dan pie a una distracción graciosa y delicada. Dejo de pensar en el presente y voy al pasado y al futuro; porque mi nostalgia tiene mucho de ambas. Entonces, vuelvo a preguntarme ¿podría definirla? Y empiezo:

Golondrina, suspiros, sonrisas, melancolía, música, bosque, olor a tierra húmeda, el sonido del corcho al destapar una botella de vino, recuerdos, cosquilleo en la panza (estómago), lágrimas que encierra el llanto de ayer, luz en el iris, baile con la escoba, grito hacia el cielo, ellos felices, corazón de milagro, beso al viento que nos toca la piel… ¡Y sólo en tres sílabas!

Voy volando a mi ordenador y busco; nostalgia: “sentimiento de pena por la lejanía, la ausencia, la privación o la pérdida de alguien o algo querido”.

Yo creo que no, he dicho que la nostalgia para mí es bailar con la escoba. Y no necesariamente lo hago con un bolero, o música de vals. Sin embargo, el ritmo con que mis pies y mi cuerpo se mueven, sólo mi escoba lo entiende y lo realiza a la perfección, para otorgarme mi “momento de nostalgia”.

Al terminar mi encuentro conmigo misma, los busco a ustedes y me alegra saber que muy pronto, aquella hoja que me toca mi mejilla por las mañanas y por las tardes, volverá a hacerlo porque estaré en Las Golondrinas.



¿Qué es la nostalgia?


Publicado el: 21-04-2017

El Quijote, el vino y mi Atleti

Terminé de pasar la aspiradora, pues era necesario. Hace tres días que la página web del hotel, me tiene atrapada en un juego divertido y, debo confesar, sorprendentemente interesante. Así que me dejo llevar por el tiempo, sin ver las manecillas del reloj que me han metido en un mundo surrealista que es muy mexicano. Ni me asusta, ni me preocupa... La página Web del hotel y, por supuesto, la esperanza de que ustedes nos visiten, han creado la magia de que el reloj de Carmen tenga ¡48 magníficas horas!

La única pregunta que me inquieta es... ¿envejeceré más rápido? y me rió.

Después de realizar las tareas domésticas que a veces quisiera ignorar y, hacer unos leves cambios en mi estudio-recámara; tuve que sacar a mi perrita Selma que es mi secretaria durante mi jornada laboral. Ella más que nadie, oye mis aplausos cuando al colocar su reservación, me doy cuenta que “no metí la pata”; ella más que nadie, me ve seriamente y me dice “oye que debo mear (es valenciana) y, si no quieres que te manche lo que has limpiado, debes llevarme al parque”; ella más que nadie, se percata de mis progresos y me observa cuando al sentir hambre, voy a la cocina y regreso con ustedes, acompañada de una copa de vino (no muy grande porque me mareo) y, pruebo ese jamón ibérico que me inspira más, si cabe. ¡Uffff! que no se entere la cecina oaxaqueña!

Así las cosas, se me pasa el día; quiero decir, los dos días que actualmente vivo.

 

Continuará...